Escrito por el

Pronóstico del tiempo 1ª semana - 11 al 17 de Noviembre

En nuestro pronóstico del tiempo para los próximos 7 días no observamos precipitaciones importantes. Los modelos nos muestran esos si, un claro debilitamiento del anticiclón de las Azores. 

Así de robusto e intratable se muestra en estos momentos el anticiclón de las Azores con sus 1040hPa. Abraza buena parte del país dejando algo de terreno a las bajas presiones por el Mediterráneo. 

Así se mostrará el próximo día 15, mucho más debilitado, permitiendo ya el descenso de aire frío a latitudes más bajas. 

Durante la transición a lo que esperamos sea un nuevo patrón lluvioso, las precipitaciones quedarán restringidas al Cantábrico e Islas Baleares. 

Vamos a ver los acumulados previstos hasta el próximo día 17:

Si atendemos al modelo, el pronóstico del tiempo en cuanto a lluvias no es muy alentador para la mayor parte de las regiones.

Según el modelo GFS las mayores precipitaciones caerán en el cantábrico oriental. Si comparamos las lluvias que va a caer en la península hasta el próximo día 15 con el resto de Europa, la imagen habla por si sola. Estamos "castigados".

Pero como decimos en mi tierra (Galicia); "nunca llovió que no parara", en este caso diremos; "Nunca hubo anticiclón que no parara". 

Humedad del suelo 

Pocos cambios en la humedad del suelo durante los próximos 8 días. El Cantábrico oriental aumenta su humedad y en el resto se mantiene sin cambios. 

Pronóstico del tiempo  a Largo plazo

Sabemos que muchas personas ha perdido la esperanza de ver un patrón lluvioso que pueda comenzar a aliviar la situación. Y creo que es perfectamente entendible dadas las circustancias. Pero a esas personas les quiero decir que no pierdan la esperanza. Un pronóstico del tiempo a largo plazo siempre está lleno de incertidumbre, de mucha, pero siempre es mejor que nada. No podemos agarrarnos a un mapa que nos dice que va a llover a raudales dentro de 10 días, pero si podemos observar una tendencia compatible con un aumento de la inestabilidad sobre nuestro país. Y eso es precisamente lo que venimos observando estos días. 

Los índices de NAO y AO están entrando claramente en una tendencia negativa. 

¿Qué nos indican estos índices?

Nos muestran las oscilaciones de presión entre latitudes altas y medias. Por ejemplo, el caso que más nos afecta; la Oscilación del Atlántico Norte (NAO) por sus siglas en ingles, en estos momentos está en fase positiva porque la diferencia de presión entre la baja de Islandia y el anticiclón de las Azores es importante. Es decir, una configuración de bajas presiones en la zona de Islandia y altas presiones muy robustas en la zona de Azores. Lo que va a ocurrir en las próximas fechas es que esas diferencias de presión se van a reducir, sobre todo porque el anticiclón de las Azores se va a debilitar.

Cuando esto sucede las borrascas consiguen descender de latitud con más probabilidades de establecerse una circulación zonal baja. Es decir, borrascas entrando por nuestras latitudes. Pero ojo, esto no siempre es así, podemos ver una NAO negativa por tener bajas presiones en la zona de Azores, sin llegar a afectar a España, pero lo cierto es que cuando es muy negativa solemos tener inestabilidad. Los índices de AO en negativo también nos muestran a nivel hemisferio norte un descenso de la presión y masas de aire frío a latitudes medias. Esto también lo podemos unir a un debilitamiento del Vórtice Polar que permite estos descensos de masas de aire. Todo está conectado en la atmósfera-océanos. Estos indicadores nos ayudan a ver tendencias a largo plazo.

 

Pero aún así nunca debemos olvidar el dinamismo de la atmósfera en nuestras latitudes. En el tiempo que me ha llevado escribir este artículo, se han producido numerosos cambios en la atmósfera, presión, temperatura etc. una parte son registrados por nuestros instrumentos de medición, y serán introducidos en los modelos numéricos para después, mediante ecuaciones, simular la posible evolución de la atmósfera. Pero otra gran parte de esos cambios no son registrados, sobre todo en el océano, donde apenas tenemos instrumentos de medición. Los modelos tienen que hacer aproximaciones para rellenar estos vacíos, y es aquí donde más se complica la cosa, porque los mínimos errores del estado inicial, se convierten en máximos en plazos largos. 

Con todo esto quiero decir que a pesar de la poca fiabilidad de los modelos numéricos a plazos mayores a 5-7 días, lo cierto es que vemos indicios de cambios a partir de mediados de mes que perfectamente nos pueden llevar a un patrón lluvioso.

El ensemble del Noroeste de la península sigue siendo muy esperanzador:

Descenso de la presión atmosférica (líneas superiores) y claro aumento de las lluvias a partir del día 16 (líneas inferiores).

Consulta el de tu localidad:

ensembles