Escrito por el

El aire frío en altura continúa alimentando el desarrollo de nubosidad y tormentas sobre amplias zonas de nuestro país y lo seguirá haciendo a medio plazo. Las tormentas han vuelto a caer con fuerza en varias localidades, dejando incluso inundaciones. Los chaparrones, el granizo y los rayos, han sido los protagonistas de nuestra atmósfera, dejando en otros puntos un ambiente que no hace pensar que estemos a punto de comenzar el verano meteorológico (Junio-Julio-Agosto). 

En los próximos días vamos a volver a ver como se forman tormentas sobre nuestro país, que podrán volver a ser localmente fuertes y acompañadas de granizo. Al menos hasta inicios de la próxima semana vamos a tener ingredientes en la atmósfera para la proliferación de focos tormentosos. 

El jueves se aprecia una disminución en la extensión de las tormentas pero no quita que se puedan dar en zonas donde hasta ahora no ha llegado. No podemos olvidar lo caprichosas que son las tormentas y lo difíciles que son de pronosticar. 

De cara al fin de semana es posible que volvamos a ver una nueva intensificación de las tormentas con mayor extensión e intensidad. Podría entrar por Galicia una nueva pulsación de inestabilidad que provocaría precipitaciones más importantes en la fachada Atlántica de esta comunidad. Independientemente de los movimientos de las masas de aire frío, parece claro que nos van a seguir acompañando, por lo que el riesgo de actividad tormentosa va a continuar. 

Cambio de patrón para las próximas semanas

La dinámica atmosférica va a comenzar a mostrar síntomas de cambio de patrón en los inicios del mes de Junio, llevándonos de forma progresiva a un tiempo más seco y soleado, con termómetros que comenzarán a escalar. La segunda semana de Junio tendremos un dominio anticiclónico en la mayor parte del país con un ambiente más cálido. Zonas ahora castigadas por las tormentas y con temperaturas más bajas de lo normal, recuperarán a inicios del mes de Junio el ambiente estable. 

Las nubes de evolución en las zonas montañosas del interior de la península no llegarán a abandonarnos fácilmente en las próximas semanas. Los próximos meses vamos a seguir viendo episodios tormentosos aunque con paréntesis anticiclónicos duraderos, que nos dejarán un tiempo más seguro y estable