Escrito por el

El anticiclón es una pieza fundamental en nuestro clima

Las altas presiones en el mes de diciembre durante plazos de una semana o incluso más son completamente normales. De hecho, las altas presiones son una pieza fundamental en el día a día de nuestro clima. Sin ellas no tendríamos canalización de vientos de latitudes altas y nieve en las montañas. Al ser normalmente más extensas, consiguen canalizar vientos desde zonas muy alejadas de nuestra latitud. Lo que no es normal es que se mantengan sobre la vertical de la península durante largos periodos de tiempo como lo han estado haciendo. 

Climas y orografía muy particulares

No podemos olvidar que vivimos en un país con climas muy diversos, con una orografría muy particular que hace más difícil que las situaciones de inestabilidad afecten a todas las localidades por igual. Pero si hacemos un balance de lo que ha llovido y sobre todo nevado desde el pasado día 22 que comenzaron los cambios, el resultado es bastante mejor al que veníamos arrastrando. En lo últimos inviernos los comercios que vendían ropa de abrigo lo tenían muy negro ante unas temperaturas que no terminaban de marcar valores estacionales. Las estaciones de esquí temblaban ante la falta de nieve en pleno invierno y muchos negocios que dependían de la nieve tenían un panorama bastante preocupante. Los agricultores saben perfectamente que vivimos en un país expuesto a las sequías, pero el tiempo que hemos arrastrado últimamente no estaba ni en sus peores presagios. 

Nieve en las montañas

Esta temporada tenemos nieve en las montañas con una situación mucho mejor en las estaciones de esquí. Las temperaturas no solo se han normalizado sino que estamos registrando temperaturas más bajas de lo normal durante algunos periodos en amplias zonas del país. Las lluvias, sabemos que no han sido suficientes y que no han llegado a todos los rincones, pero en general hemos tenido varios episodios que se han repartido por bastantes regiones. Otros años las lluvias llegaban exclusivamente a la mitad norte de la península, pero en los últimos episodios han conseguido llegar a zonas del sur y ambos archipiélagos. No nos olvidamos de Ceuta y Melilla que también han recibido algunas precipitaciones. 

En las próximas horas vamos a volver a recibir precipitaciones en numerosas localidades de nuestro país, tanto del norte como del sur, además de ambos archipiélagos.

Esta claro que lo ideal es que lleguen trenes de borrascas que barran nuestro país de de norte a sur y que termine con la sequía o al menos la atenúe en todas las provincias. Pero aunque de momento no lleguen, debemos alegrarnos que la situación sea algo más positiva, al menos en algunas regiones. 

La Llegada del anticiclón

Como seguramente vais a comenzar a ver en numerosos medios de comunicación, las altas presiones llegan la próxima semana a nuestro país. Lo van a hacer de una forma clara, dominando la situación y alejando las bajas presiones con sus frentes de lluvias. 

Las anomalías en geopotenciales que nos dibuja el modelo Europeo a finales de la próxima semana, nos hacen pensar en un bloqueo anticiclónico importante. El anticiclón va a dominar la mayor parte del Oeste de Europa, impidiendo el paso de las bajas presiones. 

 

¿Por cuanto tiempo se quedará el anticiclón con nosotros?

Pero bajo nuestro punto de vista, creemos que la última semana de Diciembre se van a producir cambios muy importantes en la dinámica a gran escala en el hemisferio norte. Una caída importante de los índices de AO y un descenso de masas de aire frío a latitudes medias. Estas masas de aire frío volverán a potenciar la gestación de profundas borrascas en latitudes más bajas, quedando nuevamente nuestro país bajo su radio de acción, ya sea con una configuración zonal (Oeste a Este) o incluso con entrada desde latitudes altas con descarga fría. 

Como siempre somos conscientes de que hablamos de plazos muy largos y nos podemos equivocar. Pero creemos que a pesar de que las altas presiones lograrán ganar mucho terreno durante la próxima semana, la situación volverá a cambiar de cara al último tramo del mes, con un empeoramiento muy importante de las condiciones atmosféricas.