Escrito por el

La lupa puesta en las anomalías

Estamos atravesando una época en la que las miradas están puestas más que nunca en las anomalías meteorológicas. Tanto en lo referente a fenómenos meteorológicos locales como a gran escala. Sin duda alguna la atmósfera es la protagonista en la mayoría de las ocasiones, ya que es la que está en contacto con la mayor parte de la población. Las tormentas, las olas de calor o de frío no pasan desapercibidas.

Pero no podemos olvidar que la superficie de nuestro planeta está cubierta en 3/4 partes por agua, por lo que es de vital importancia atender a los cambios que se pueden producir en esta zona. Lo que ocurre con los océanos, es que responden a los cambios de una forma mucho más lenta y progresiva que la superficie terrestre.

El agua se calienta o enfría de una forma mucho más lenta que la superficie continental, por este motivo en zonas de costa las temperaturas son mucho más suaves en verano o invierno con respecto al interior, donde se pierde o gana energía de una forma mucho más rápida en función a la insolación recibida, o las advecciones de masas con diferentes temperaturas. 

Los océanos absorben gran cantidad de energía a través de la radiación solar. Piensa que en torno al 70% de la superficie de la tierra es agua con gran capacidad de almacenar la energía solar. Pero al igual que en la atmósfera, el océano tiene sus mecanismos para mover masas entre las zonas con mayor y menor temperatura. Las corrientes marinas como la del Golfo, se encargan de transportar las aguas cálidas tropicales a zonas más frías. 

Por lo tanto, tenemos una constante energía en forma de radiación solar sobre los océanos, que a su vez mueven las masas constantemente entre zonas más cálidas y frías. La influencia de la temperatura oceánica es tan importante, que un cambio en una parte muy pequeña como el Pacífico Ecuatorial, es capaz de desequilibrar los patrones atmosféricos en amplias zonas del planeta. Hablamos de los fenómenos de EL NIÑO y LA NIÑA. 

Pero sin irnos tan lejos también podemos encontrar influencias importantes en los patrones atmosféricos a causa del estado de los mares u océanos. En España la temperatura del Mediterráneo influye directamente en la génesis de episodios de lluvias torrenciales al inicio del Otoño. La Corriente del Golfo nos da un clima mucho más suave y cálido del que nos corresponde por latitud. Hay un equilibrio sustentado por un balance de energía en el que constantemente se están produciendo intercambios, tanto a nivel atmosférico como oceánico. 

En este balance entran en juego múltiples variables, algunas de ellas desconocidas en estos momentos. El equilibrio es mucho más frágil que el que podemos pensar y los cambios que estamos observando en los últimos años nos demuestran que el balance a comenzado a cambiar de una forma drástica

La comunidad científica lleva años preocupada por las anomalías negativas que persisten en aguas del Atlántico Norte. En este mapa de anomalías de la superficie oceánica, vemos como persiste la mancha azul y violeta al Sur de Groenlandia.

Es una zona con temperaturas mucho más bajas de lo normal. Al otro lado, ya en el Pacífico Oriental, podemos ver otras anomalías que en este caso corresponden a la zona donde se ha registrado el fenómeno de LA NIÑA, con aguas más frías de lo normal. 

 

Pero donde quiero que centres tu atención es en la zona del Atlántico Norte que va desde las costas de Estados Unidos hasta las Azores. Vemos unas anomalías positivas muy extensas y marcadas que contrastan con las frías que antes mencionamos. Incluso vemos como las inmediaciones del la península se han enfriado sensiblemente en las últimas semanas, pasando ahora a registrar anomalías negativas, sobre todo al Oeste y Suroeste. 

En esa zona del Atlántico se ilustra muy bien el patrón global al que nos encaminamos. Un patrón de contrastes muy marcados y abruptos con periodos muy cálidos alternados con otros muy fríos. Las anomalías que vemos por si solas no implican unas consecuencias importantes, pero son un síntoma a tener en cuenta, sobre todo sabiendo que en esa zona tenemos dos "órganos vitales" del clima actual; la Corriente del Golfo y el Hielo de Groenlandia. 


Curso Online de Meteorología y Modelos Numéricos

Volvemos a abrir las puertas del Curso de Meteorología e interpretación de modelos numéricos para nuevos estudiantes. 

Aprende desde cero a comprender e interpretar el comportamiento de la atmósfera. 

Matrícula abierta

Ir al Curso de Meteorología