Escrito por el

El volcán, ubicado en la provincia de Albay, en el centro de Filipinas, primero arrojó ceniza el sábado por la tarde, seguido de otra erupción el domingo por la mañana.

Otra erupción podría ser inminente según el principal vulcanólogo de Filipinas, Renato Solidum.

Advirtió el lunes sobre una posible erupción peligrosa "en cuestión de semanas o incluso días", mientras el magma se acumula en la cumbre del volcán más activo del país del sudeste asiático.

Cerca de 15,000 personas han sido evacuadas.